aguarde som/imagens
Cuatro Meses

Autora : Silvia Schmidt



Hace unos días fue el aniversario de la partida de una señora
conocida por muchos y muy querida.
Algún tiempo antes, llegando de una de las decenas de
consultas médicas que hiciera, dijo a los familiares:

- Pedí franqueza a la junta médica que me examinó,
les pedí que no me ocultaran la verdad sobre mi estado de salud.
Yo siento que me queda poco tiempo.

Frente a las miradas ansiosas, ella continuó:

- Ellos me revelaron que soy portadora de un mal incurable
y que mi esperanza de vida es de aproximadamente 4 meses.

" ¿Y nos lo cuentas con esa naturalidad ? " ,
preguntó una de las hijas, entre sollozos.

La señora continuó, con mucha serenidad:

- Bien, yo dispongo de un buen tiempo para hacer todo lo que
ya debería haber hecho desde hace mucho.

Arreglaré todos mis armarios, guardaré lo que realmente uso
y el resto lo tiraré o lo donaré a los necesitados.

Colocaré bellas cortinas en todas las ventanas que me
impedirán el quedarme mirando la vida ajena.

Todos los días quitaré el polvo de la casa y durante ese trabajo pensaré:
" Me estoy librando de la suciedad que guardé del pasado "

Evitaré oír y ver más noticias y alimentaré mi espíritu
con lecturas saludables, conversaciones amigables,
me libraré de chismes y no criticaré a nadie más.

Pensaré en aquellos que me lastimaron y,
con sinceridad, los perdonaré.

Todas las noches agradeceré a Dios por todo lo que estaré
consiguiendo hacer en estos últimos 4 meses que me restan.

Todas las mañanas, al despertar, me preguntaré a mi misma:
"¿Qué es lo que puedo hacer para tornar el día de hoy un día mejor?"

Y haré de todo para transmitir felicidad a aquellos que a mí se aproximaran.

Y cada día que pase haré por lo menos una buena acción
Cuatro meses son más de 120 días, por lo tanto, cuando cierre los ojos
para no abrirlos nunca más, habré hecho
por lo menos 120 buenas acciones.

Todos los que escuchaban, se fueron retirando poco a poco,
yendo cada uno a un rincón, para llorar a solas.

La mujer se quedó allí y en sus ojos había un brillo de alegría.
Pensaba para sí misma:
" no puedo curar mi cuerpo, pero puedo cambiar la vida que me resta".

Ella tenía una gran tarea:
transformar su mundo interior, volverse una persona totalmente
diferente de la que fue - en solamente 4 meses -
y consiguió cumplirla plenamente.


  Hace unos días fue el aniversario de partida de esa señora.
Lo mas curioso de esta historia es que, después de la noticia
dada a los familiares, vivió 23 años más.

Ella curó su propia alma y su enfermedad desapareció:
murió de vejez.


Silvia Schmidt
*Humancat*
En el libro ' Sorte é Prá Quem Quer '
- Derechos de Autor Reservados -
© 2000 ©



Lea el libro " Você Pode Curar Sua Vida "
Louise L. Hay
- Editora Best Seller -
Título de la edición en Español :
" Tu Puedes Sanar Tu Vida "





Original en Portugués

BRASIL






por amor
Siempre que copie, copie con Amor :
mantenga el nombre del Autor.


La Violación de los Derechos de Autor es un Crimen